El Enigma de la Calidad de la Auditoría

El Enigma de la Calidad de la Auditoría

Existe preocupación por la calidad de la auditoría según el mismo Banco Mundial, la profesión contable está haciendo grandes progresos para elevar los estándares pero todavía no alcanza la confianza pública.

No hay manera para determinar con certeza si todos los auditores cumplen con los estándares de auditoría, al menos es el deber ser de cada profesional y las firmas a la que pertenecen, pues dichos estándares son cada vez más complejos y aceptados legalmente (incluyendo el Código de Ética y la ISQC/NICC 1). No se puede permitir que algunos apliquen normas de calidad y otros no lo hagan, ya que esto daña la reputación de la profesión de contador público en el ejercicio de la auditoría en su conjunto.

Según el informe del Banco Mundial, “la calidad de la auditoría puede estar muy por debajo incluso de las normas aceptables para auditorías de entidades de interés no público con respecto al cumplimiento de los estándares de auditoría, debido a la concentración relativamente alta de profesionales calificados en las seis firmas de contabilidad más grandes y el valor relativamente bajo de los honorarios de auditoría cobrados“.

El informe afirma además: “Hay muchos profesionales que luchan por cumplir con estándares de auditoría establecidos y cada vez más exigentes (que incluye el ISQC/NICC 1). No se puede permitir que el statu quo de una norma de calidad de dos niveles continúe (para unos auditores exigentes y para otros menos rigurosas), ya que esto podría dañar la reputación de la profesión de auditoría en su conjunto“.

La profesión del auditor externo enfrenta desafíos no solo de la materia objeto de auditoría, que son los estados financieros, sino también en términos de lo apropiado, la efectividad y la eficiencia del enfoque o las metodologías utilizadas para llevar a cabo su auditoría.

Con la implementación de los estándares internacionales para la profesión (NIIF/IFRS y NIA/ISA) que por su naturaleza establecen grados de complejidad, se ha observado el incremento de la subjetividad en la aplicación de los estándares de informes financieros y auditorías, los rígidos cumplimientos normativos y profesionales, especialmente en materia de independencia, la consideración de temas de auditoría no convencionales como la sostenibilidad y el medio ambiente, así como las expectativas cambiantes de los auditores, están poniendo colectivamente presión sobre los auditores para que aumenten la calidad de su auditoría.

La solución ha sido planteada a través del Consejo de Normas Internacionales de Auditoría y Aseguramiento (International Auditing and Assurance Standards Board – IAASB) quien ha desarrollado un Marco para la Calidad de la Auditoría. El IAASB es un comité que hace parte de la Federación Internacional de Contadores – IFAC (International Federation of Accountants).

Realizado por:

Edmundo Alberto Flórez Sánchez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *